¡ENVÍO GRATIS a todo el país! Realizando una compra a partir de los $7.000

Aceite De Hipericon Hierbas De San Juan 125ml Caba Villa Urquiza

Debido a sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y cicatrizantes, el aceite de hipérico ayuda a sanar rozaduras, heridas, ampollas, golpes o descamaciones por lo que es imprescindible en cualquier botiquín.

Hierba militar

El uso medicinal de esta planta se remonta a los antiguos griegos ya que el célebre Hipócrates registró el uso médico de las flores de la hierba de San Juan y lo recomendaba como remedio refrescante y antiinflamatorio. El hipérico es conocido como la hierba de San Juan porque florece alrededor del 24 de junio, festividad de Juan el Bautista.

Debido a su capacidad de sanar heridas, es conocido como el antibiótico de la Edad Media, ya que se utilizaba para curar las consecuencias de las batallas. En el siglo XVI era conocida como la hierba de las heridas y años más tarde se popularizó como la hierba militar porque se empleaba en emplastos para acelerar la cicatrización.

Aceite De Hipericon Hierbas De San Juan 125ml Caba Villa Urquiza en CABA envios a todo el Pais

$851
Aceite De Hipericon Hierbas De San Juan 125ml Caba Villa Urquiza en CABA envios a todo el Pais $851

Aceite De Hipericon Hierbas De San Juan 125ml Caba Villa Urquiza

Debido a sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y cicatrizantes, el aceite de hipérico ayuda a sanar rozaduras, heridas, ampollas, golpes o descamaciones por lo que es imprescindible en cualquier botiquín.

Hierba militar

El uso medicinal de esta planta se remonta a los antiguos griegos ya que el célebre Hipócrates registró el uso médico de las flores de la hierba de San Juan y lo recomendaba como remedio refrescante y antiinflamatorio. El hipérico es conocido como la hierba de San Juan porque florece alrededor del 24 de junio, festividad de Juan el Bautista.

Debido a su capacidad de sanar heridas, es conocido como el antibiótico de la Edad Media, ya que se utilizaba para curar las consecuencias de las batallas. En el siglo XVI era conocida como la hierba de las heridas y años más tarde se popularizó como la hierba militar porque se empleaba en emplastos para acelerar la cicatrización.